Mi reconocimiento a Isi Pichardo (Por Miguel Ángel Gutiérrez) 

Por Miguel Ángel Gutiérrez 

 

Mi reconocimiento a Isi Pichardo 

“Mi pueblo ya no es mi pueblo, es una ciudad cualquiera, con edificios altos y con grandes carreteras…”, es el estribillo de una conocida canción popularizada por Luisito Rey.
Esta canción me trae grandes y hermosos recuerdos de nuestra Patria chica, Fantino. La escucho y recuerdo a muchas personas queridas, muchas de las cuales mantengo contacto casi a diario de alguna manera, aunque de otras se nada o muy poco.

Una de esas personas con las que mantengo contacto en cierta forma, es Isidro Pichardo, conocido en el mundo artístico actual como Isi Pichardo. Isi es el mismo Isidrito de siempre, él es alguien que por la calidad de su voz y sus grandes conocimientos de la guitarra y otros instrumentos musicales, tuvo que ver en la década de los ochenta y noventa con muchos noviazgos y matrimonios, incluyendo el mío, con aquellas famosas serenetas con las que los jóvenes de aquel bello entonces nos declarábamos o llevábamos un grato momento en las madrugadas de nuestra pretendida o novia.

Fantino tiene y ha tenido grandes e importantes figuras en muchos ámbitos; sin embargo, Isidrito es un caso único y especial, ya que sus metas personales siempre han ido íntimamente ligadas al arte. Él ha logrado escalar en una plaza muy difícil, Santo Domingo; donde goza del cariño y el respeto de mucha gente, incluyendo grandes figuras de la música, el canto y el cine dominicano, que lo admiran por su capacidad como compositor, cantante y hasta como actor.

Algo importante en él es que aunque nuestro pueblo no es nuestro pueblo, en cuanto a edificios, y otros progresos materiales, Isidrito ha logrado permanecer en la amistad, el reconocimiento y el canto, entre los jóvenes de aquellos años y las nuevas generaciones, lo que lo hace una persona carismática y un artista sumamente importante en el gusto y preferencia de los fantinenses, actualmente.

Leí hace poco, un artículo de nuestro hermano mutuo de siempre, gran talento artístico nuestro, José Rafael Brito, donde establecía con gran conocimiento, algunas de las virtudes artísticas y humanas de Isi Pichardo, y qué bueno que así sea, porque cuando no somos mezquino y reconocemos y valoramos a nuestros talentos, crece nuestro arte, nuestra cultura como pueblo, nuestro pueblo se convierte en una ciudad y no una ciudad cualquiera, no por sus edificios altos ni por sus grandes carreteras, sino mas bien por la estatura humana y la grandeza de sus ciudadanos y sus valores.

Facebook Comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*