¡Atención Fundación Sánchez Ramírez en Estados Unidos, “Mérito cotuisano! -Por Heber Reyes-

Por Heber Reyes

¡Atención Fundación Sánchez Ramírez en Estados Unidos, “Mérito cotuisano!

Hoy domingo 11 de noviembre del presente año, acabadito de llegar a Cotuí desde Santo Domingo, no me dio trabajo encontrar a esta “Gran Mujer” de nuestro pueblo y tomarme una foto con ella, la cual me la concedió y hasta me llamó: ¡Mi hijo!

En verdad no entiendo el propósito de la fundación y no he visto a ningún cotuisano que explique de manera justa y sincera, por qué personas como la profesora “Viena Antonia Reynoso Mieses”, maestra de muchas generaciones con “59” años alfabetizando de manera ininterrumpida no fue elegida dentro de los cotuisanos meritorios.

Les comparto estos pequeños datos biográficos de Viena Reynoso que quizás ustedes ignoran al igual que el de otros muchos compueblanos que merecen caminar por la alfombra roja, veamos:
A la edad de 14 años Viena Reynoso impartía docencia en una escuelita en la Hacienda de Maralba, en Hatillo. Hoy día esta comunidad no existe, porque fue sepultada por las aguas de la Presa de Hatillo. En ese entonces Viena cubría una licencia post-natal a la profesora María Acosta, y fue en esa misma escuela en el año 1957, en donde el tirano y presidente de la República Dominicana Rafael Leonidas Trujillo, quien andaba en compañía del doctor Joaquín Balaguer, visitó esa escuela y vio a Viena en aula impartiendo docencia, el cual quedó emocionado al ver a esa niña de 14 años dirigiendo y enseñándole a los demás niños.

Fue entonces cuando el doctor Balaguer se dirigió al presidente Trujillo, y dijo: ¡Eso es vocación! Para sorpresa de muchos, Viena fue nombrada y su sueldo lo cobraba con la cédula de su madre, porque ella para ese entonces era menor de edad. De ahí en adelante la trayectoria de Viena ha sido incansable, pasando por Boca de Camú, el Cruce de Vásquez, Las Truchas de Cevicos, Mata de la Jagua, La Cueva de Cevicos, y Los Multis. Y desde que cumplía con su horario de clases matutino, llegaba corriendo a su casa para continuar enseñando en donde actualmente tiene una pequeña sala de tareas y que a su edad (79), todavía continúa impartiendo docencia a los hijos de padres que requieran el servicio del pan de la enseñanza.

El camino de Viena es largo y no todos lo hemos recorrido, en honor a su noble y digno trabajo de alfabetizar, la alcaldía de la Cueva de Cevicos hace ya algunos años, resolutó para que una de sus calles llevara hoy su nombre, fruto de 49 años ininterrumpidos de docencia escolar.
Pregunto: ¿Alguien sabe lo que significa mérito? Veamos esta definición: “El mérito es la acción que convierte a una persona en digna de un premio o de un castigo”. Y vuelvo y pregunto: ¿Se está premiando o se está castigando? ¡Por Dios!

No dejemos de reconocer a estos pilares de nuestro pueblo. No es justo que queramos resaltar la valía de nuestra gente el día que se nos van, leyendo un panegírico cargado de tristeza y dolor, en donde el amigo habla y los demás lloran recordando todo lo bueno y arrepintiéndonos de lo que no pudimos hacer en vida. ¿Vamos a seguir en lo mismo?

Finalmente, con este artículo no quiero desmeritar a quienes recibieron su galardón, ¡los felicito!… pero, quienes organizaron justificarán el por qué de su elección, sin embargo; cuando se otorga un premio, este tiene que partir de un principio que todo hombre y toda mujer debe llevar en sus mentes y/o corazones: ¡La Justicia! de lo contrario, Dios y la sociedad algún día lo tomarán en cuenta.

 

Facebook Comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*