El PLD, un engaño a Bosch y a RD -Por Roberto Calero-

Por Roberto Calero (Marín)

Por Roberto Calero (Marín)

 

El PLD, un engaño a Bosch y a RD

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) fue creado en diciembre del año 1973 como una organización progresista, debido a que rechazaba el pensamiento y las prácticas populistas, autoritarias y neoliberales; popular, en razón de que su compromiso fundamental era con el pueblo; moderna, porque aun respetando los valores, cultura y tradiciones del pueblo dominicano, estaba comprometido con una visión de futuro; y democrática, ya que lucha por fomentar el derecho a la participación económica, social, política e institucional del pueblo dominicano.
Al quedar constituido, el PLD se planteó como objetivo estratégico, en primer lugar, una aspiración patriótica nacional: completar la obra de Juan Pablo Duarte; y en segundo lugar, un proyecto de dimensión universal: la de ser una organización de liberación nacional.

Sin embargo hoy día, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) está bien obsesionado con la presidencia de la República, y empalagado de poder hasta los tuétanos, tal es así, que su actual presidente dijo que esa organización es una fábrica de presidentes y que por tanto durarían 44 años disfrutando de las mieles que brinda el ejercicio del poder gubernamental.

Es una escena increíble ver que quienes ayer dividieron al país “entre corruptos y peledeístas” el tiempo y ellos mismos se encargaron de destruir su teoría, porque los tiempos y las realidades son otras. Hoy, los peledeistas, los que están dentro y fuera del gobierno con el poder concentrado en sus manos se despachan con la cuchara grande, por eso se mofan de la sociedad civil y del pueblo en sentido general y trabajan para mantener neutralizada a una oposición que no encuentra la forma de cómo jugar su rol opositor.

Pero todo esto será hasta un día, porque dice un viejo refrán que “a todo puerco gordo le llega su día.

Hoy no tenemos un poder judicial imparcial para conocer actos bochornosos de corrupción, abusos de poder e indelicadezas; los vemos apoyados en el escudo mediático vendenle al mundo la idea de que todo anda bien en República Dominicana, y mejorando, cuando en la realidad es todo lo contrario.

Tenemos que comprender que el PLD está borracho de poder y que la gran esperanza es que su propia lucha interna, la cual apunta al desastre, los pueda consumir y hacer desaparecer. Esto a pesar de que en 1973 el profesor Juan Bosch fundara este partido a la imagen de instituciones que como la iglesia católica y nuestras Fuerzas Armadas por su disciplina hasta aquel momento, para que este pudiera permanecer con la misma mística por décadas y siglos, como han permanecido ambas, por estas y otras cosas, puedo asegurar que el PLD de hoy, es una estafa a los ideales de su principal mentor y guía, el profesor Juan Bosch, y al sufrido pueblo dominicano.

Facebook Comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*