La falsa dominicanidad -Por Tony Pina-

Por Tony Pina.

 
La falsa dominicanidad
 
Me preocupan las invasiones masivas de que es víctima República Dominicana; es cierto, la invasión haitiana es una verdadera calamidad. Hay haitianos por “pipá”.
Sin embargo, mis mayores preocupaciones radican en que nadie, absolutamente nadie, denuncia el éxodo de dominicanos abandonando su patria (2.5 millones ya viven en Estados Unidos y alrededor de 500 mil residen en España, Italia, Chile y Francia); o dese una vueltecita de lunes a viernes para que compruebe usted mismo y con sus propios ojos la cantidad que trata de que le de visas en el consulado general norteamericano.
Me preocupa que mientras un “dominicano” (sabrá por qué somos dominicanos?) repudia la invasión haitiana él vista una franela con los símbolos de la bandera italiana. El falso nacionalismo nos desnuda de arriba abajo!
Me preocupa que indocumentados cubanos, venezolanos, chinos y ecuatorianos caminen libremente las calles del país y no haya una “camiona” para trasladarlos al aeropuerto más cercano y repatriarlos a sus respectivos países, precisamente por ser indocumentados.
Repito, me preocupan todas las invasiones, y no únicamente las de haitianos.
Me crié en un batey poblado de caña, cocolos y braceros haitianos (Sabana Grande de Boyá donde mi madre orgullosamente daba clases) y ahí aprendí a no tener fobia por el color de la piel de nadie, ni porque hieda o huela, y ahí me curé del falso nacionalismo de los que ni siquiera saben por qué nos llamamos dominicanos.
Estudié en una escuela primaria junto a compañeros haitianos, donde también aprendí a ver la frontera a la distancia y allí aprendí cómo los guardias fronterizos impunemente dejan entrar “camionas” repletas de indocumentados haitianos pero también repletos de drogas y armas, y no veo que a ningún jerarca militar lo hayan apresado por estos contrabandos criminales, más criminales que los mismos trasiegos de haitianos.
Repito, me duelen todas las invasiones, me duelen todos los éxodos, y no veo, coño, cómo este gran negocio no lo ven los falsos nacionalistas que viven como los papagayos, repitiendo y subiendo en estas redes solo la inmigración haitiana. Buenos sinvergüenzas!
Facebook Comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*