La llegada de Pedro Martínez a Cooperstown y su extraordinario dominio en la época del bateo y los esteroides -Por Héctor Gómez-

Pedro Martínez y Juan Marichal.
Comparir en tus Redes

Por Héctor Gómez

Luego de 32 años de ausencia en el Nicho de los Inmortales de Cooperstown, Pedro Martínez le hizo honor a su apodo de “El Grande”, al convertirse en apenas el segundo dominicano en ser electo al Salón de la Fama y unirse a Juan Marichal, quien fue exaltado en 1983.

La exaltación de Pedro Martínez se convirtió en un júbilo nacional. Miles de dominicanos se dieron cita en este histórico acontecimiento al compás de güira y tambora.

Los dominicanos recordarán como una huella indeleble ese mágico momento cuando Pedro Martínez rompió el protocolo y la solemnidad de la ceremonia y, con la bandera tricolor en sus manos, invitó a Juan Marichal para que le acompañara al frente de todos los presentes.

Su dominio en la época del bateo y los esteroides.

La principal carta de presentación del nativo de Manoguayabo fue su gran dominio ejercido sobre los bateadores, en la famosa época del bateo y los esteroides.

Veamos:

Efetividad Ajustada (ERA+):

La efectividad ajustada de por vida de Pedro Martínez fue de 154. Esta estadística indica que Martínez fue un 54% superior a sus homólogos.

WHIP (hits y transferencias por episodio lanzado).

Esta estadística refleja el dominio real de un lanzador en una época o contexto histórico determinado. El WHIP de Pedro Martínez de por vida fue de 1.05.

FIP (promedio de efectividad independiente del fildeo).

Pedro tuvo un formidable FIP de 2.91. Muchos estudiosos de las estadísticas del béisbol le llaman al FIP “la verdadera efectividad de un pitcher”. Al analizar su significado, notamos que no es fortuito dicha tesis.

El FIP nos brinda una mejor perspectiva sobre el dominio y la eficiencia de cada lanzador, puesto que parte de la premisa de que las bolas puestas en juego, y que a la postre terminaban en hits, no se correlacionaban de temporada a temporada.

Esto denota que los lanzadores no tenían mucho control sobre las bolas puestas en juego, por lo que para medir el talento de un pitcher se debía acudir a la medición de aquellas situaciones del juego que el lanzador si podía controlar como son los ponches, las bases por bolas y los cuadrangulares.

– SO/BB (ponches propinados por cada boleto concedido). Pedro tuvo una excelente proporción de 4.15 ponches propinados por cada boleto otorgado. De por vida, el dominicano abanicó a 3,154 bateadores y apenas transfirió un total de 760.

A continuación analizaremos otras aristas que le dan base de sustentación a nuestro argumento:

Pedro tuvo 108 partidos de cifras dobles en ponches, categoría en la que se encuentra en el cuarto lugar de la lista de todos los tiempos. Resalta, además, que Martínez compiló una foja de 101-31 contra equipos de la Liga Americana, donde se usa el bateador designado y por ende, le tocó enfrentar más ofensiva.

Vale destacar, asimismo, sus tres premios Cy Young y sus tres lideratos de ponches, que lo llevaron a sumar 3,154 abanicados de por vida, el segundo mayor total para un lanzador de color en toda la historia de las Grandes Ligas.

Entre 1997 y el 2004 sólo se lograron los 20 triunfos en 19 ocasiones y se dispararon 50 jonrones 16 ocasiones.

El periodo comprendido entre los años de 1997 y 2003 es probablemente el más dominante de lanzador alguno en los anales de Grandes Ligas.

Las estadísticas de última generación corroboran la alta valoración que se tiene del dominicano.

Efectividad normalizada (ERA+) de 154, es decir más de un 50% por encima del promedio de sus contemporáneos. Victorias sobre el jugador reemplazo (WAR) 75.9, lo ubican en el grupo elite entre los mejores monticulistas de la historia de liga mayor.

Entre los lauros de Pedro destacan tres premios Cy Young (1997, 1999, 2000), ocho juegos de estrellas, cinco lideratos de efectividad y tres de ponches propinados. Ganó 219 partidos con una efectividad de 2.93 y 3,154 ponches.

Facebook Comments
Comparir en tus Redes

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*