¿Se desinfla Ramfis? -Por Fernando Buitrago-

 

 

 

¿Se desinfla Ramfis?

Llegó como un tsunami… le precedía la incoherencia, en una entrevista su abuelo fue un héroe y en otra, de pronto un dictador.

Buena persona, caia bien, cae bien. Preparado para la puesta en escena, hace su primera incursión casi en silencio.

Luego, al año regresa, pero con una campaña mediática, haciendo un tour en los medios, los medios de siempre, a contestar las preguntas de siempre, de entrevista en entrevista, de periodista en periodista, lo mismo, lo mismo, lo mismo, y siempre las mismas respuestas.

En la llamada diáspora comenzó a tener adeptos entre los que piensan, desde lejos, que en la clase política local no hay nadie para sacar a los “comesolos”, unido a campañas internas y externas contra la presencia descontrolada haitiana en el país…. teniendo el segundo apellido grande como roca, avanzó… avanzó, y avanzó… y se lo creyó.

Parecía imparable, los números comenzaron a preocupar a algunos líderes emergentes, porque para la oposición de siempre Ramfis no era amenaza, pero sí para los pequeños que tratan, ya aplastados, de sacar la cabeza.

Es normal, frente a la pérdida de credibilidad de la oposición y el hartazgo cada vez más creciente contra el desgastado PLD, que cualquier persona que prometiera que gobernaría con mano dura, sería respaldado, y si además, capitalizaba los “que viva el jefe” o “trujillo ven a ver”… mejor.

Al final, ni es facil gobernar con mano dura teniendo las leyes de por medio en el siglo XXI, ni puedes agarrar y “melaganariamente” cerrar la frontera y botar a todos los haitianos… eso es “lindo” para algunos en el discurso, pero ejecutarlo es imposible.

Pero todo pasa. Los discursos se fueron acabando, su falta de conocimiento de los problemas locales lo alejan del poder continuar dando entrevistas pues, para decir lo que ya ha dicho con una vez es suficiente, y en lo local no ha habido mucho éxito en crear una estructura que le permita acceder a los votantes… no se gana desde la TV, hay que bajar al pueblo y crear lealtades.

 

Ramfis creció demasiado rápido… pero las primarias abiertas y cerradas, además de los chismes locales de compra de conciencia en el senado y cámara de diputados, han terminado, junto al mismo cansancio de un discurso sin profundidad, de aburrir o llevar el impulso a punto muerto.

Debera suceder algo para que pueda, a partir de ahora, remontar e incluso será dificil que pueda subir un punto más.

Ramfis desconoce los problemas locales a profundidad, y el territorio nacional, como para poder llegar a cada zona y crear adeptos comprometidos, más allá de su carisma y las ganas de gritar “viva el jefe”. Se necesita algo más para ser candidato a cualquier función dentro de la República Dominicana.

Sus seguidores, para colmos, comenzaron en las redes e incluso en persona, a ofender a quien osaba criticar o decir algo en contra de su candidatura, siendo así, muchas personas prefirieron no hablar del tema pues “esa gente” estaban “envalentonados” y con ese apellido….

Un polítologo sociólogo amigo me dijo siempre que su candidatura era un globo, pienso yo que en tono irrespetuoso… gustaría en preguntarle… ¿se está desinflando?…

Como quiera que sea, es menester decir que en la Televisión no se gana candidaturas, República Dominicana es un país rural donde todavía la gente que tiene de teléfonos “maquitos” y en muchos lugares piso de tierra, incluso el mismo piso de tierra de cuando Trujillo. Además, la Dominicana de hoy posee personas mucho más preparadas y no es verdad que será fácil cambiarle, en estos tiempos, espejitos por oro.

Facebook Comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*