Las reinas, sin recursos ni respaldo 

 

El Profedor Nelson Ramírez, asegura que, si tuvieran dineros, ganarían medallas olímpicas.

Por Félix Jiménez Campusano.

No puede pasar por nuestras mentes la imaginación de que la Federación Dominicana de Voleibol, (FEDOVOLI), estuvieran pasando por una situación de precariedades económicas, que afecten a las reinas del Caribe y demás ramas del voleibol dominicano, pero en una entrevista que nos concediera él Prof. Nelson Ramírez, Director del Centro Regional de Desarrollo de Volibol y Secretario General de la Federación Dominicana de Volibol, (FEDOVOLI), nos informa que la Federación no está recibiendo los recursos suficientes, y a pesar de que la Federación se siente muy cómoda con las instalaciones que tienen, para el desarrollo del voleibol, porque cuentan con un centro de entrenamiento, una cancha oficial de competencia y un centro que es de capacitación para todo el personal que actúa, pero que su estado es desastroso.

El Prof. Ramírez se quejó de que las instalaciones, desde el año 2003, no reciben ningún tipo de mantenimiento y su estado actual es un poco difícil, por lo que sus entrenamientos solo pueden garantizar un 60% de sus rendimientos, porque hay deficiencias en el piso, en las instalaciones sanitarias, en los implementos deportivos, en las luces, pero continúan con sus trabajos, porque entienden que no deben parar y llegan hasta donde puedan, con los trabajos que se realizan diariamente con los programas de las selecciones masculinas, femeninas y de voleibol de playa.

Aseguró, que para lograr un mayor rendimiento medallero, lo que le falta ahora mismo, es apoyo económico del estado y del sector privado, y que aunque cuentan con entrenadores y técnicos, pero que siempre les van a faltar, dice que tienen muchas limitaciones económicas y que si contaran con los recursos, resolvieran todas las demás partes, afirmó que los logros que han obtenidos principalmente, las reinas del caribe, fueran mayores, si les suplieran las logísticas y que por esa falta, no han podido ganar, ni un evento de campeonato mundial, ni una medalla olímpica, ocupando el quinto lugar en el mundo, excepto en la categoría sub20, pero que además, ambas ramas y todas las diferentes categorías, también lograrían esa superación, porque, según él, las condiciones están dadas.

Por otra parte, conversamos con unos de los atletas de la selección nacional, quien nos pidió hacer reserva de su nombre y este nos confesó que, ciertamente los baños de los deportistas, que es donde se duchan, se encuentran deteriorados y faltos de higiene, en su parecer entiende que deben ser remodelados, así como los dormitorios y las instalaciones.

Al ser preguntado sobre si están conforme con el apoyo económico que recibe la Federación, por parte de estado, este dijo desconocer esa parte, pero con respeto a los seleccionados masculinos, no reciben de la FEDOVOLI, y que juegan por amor, a diferencia de las féminas, que perciben sumas considerables por el apoyo del sector privado y porque en las cabezas son diferentes, refiriéndose a que ambas ramas piensan distintos, unas de otras, haciendo una separación entre el amor y el dinero.

Señaló que ellos reciben por el Parni RD$6, 000, este es el Programa de Atletas de Alto Rendimiento, Nuevos Valores e Inmortales, mientras que las reinas del Caribe perciben RD$30, 000., pesos. Cuando le preguntamos que si no sería por los logros medalleros que ella han obtenido, nos respondió, que ellos también han logrado medallas, pero que no se ha notado tanto, debido a que ellas tienen mejor representación y quedan, aunque el Ministerio de Deportes, les corresponde con lo asignado, pero no siente conformidad, por considerarlo insuficiente.

Luego de haber finalizado con las entrevistas, procedimos a hacer un recorrido por el Pabellón para observar las instalaciones, y a simple vista, confieso que al principio me había engañado, hasta poniendo en dudas las declaraciones de quien conozco por más de 40 años como un personaje destacado por su honestidad, quien además de haber sido mi profesor de educación física escolar, posteriormente compañero de membresía deportiva, tanto en la Asociación de Baloncesto del Distrito Nacional, ABADINA, como en la Asociación de Voleibol, ASOVODINA, mientras me desempeñaba como presidente del Club Deportivo y Cultural Santo Domingo de Guzmán, en el sector de Villa Juana, pues resultaba chocante y me sentía defraudado, al ver la belleza que por fuera y hasta por dentro se exhibe, creía que mi dilecto profesor había claudicado y lo juzgué de manera intrínseca, pero no tardó mi desengaño, cuando penetré a los baños, fue cuando empecé a descubrir que se trataba de una real pantalla, que solo le habían lavado la cara, comprobé que los baños no están aptos para el uso de tan importantes embajadores nuestros ante el mundo, que han colocado tantas veces nuestra bandera por todo lo alto.

Con respeto a las deficiencias en el piso del tabloncillo, un atleta que practica con la selección nacional, solo se limitó a informar, que este impide un buen despegue en los saltos de ellos y que las prácticas son tediosas en esas condiciones. Pudimos comprobar que el sistema eléctrico si tiene inconvenientes en algunos switchers, que no encienden las luces y en cuanto a los implementos deportivos, no fue posible asesar a ellos.

Concluimos en que la FEDOVOLI enfrenta un compromiso frente al país, que de hecho ya es un reto, el tener que mantener el nivel de respeto que se ha ganado en las competiciones internacionales, a pesar de los escasos recursos económicos, la realidad es que las instalaciones solo han recibido como un paño con pasta, para aparentar el buen acondicionamiento, es un trato injusto y desconsiderado, ojalá que tanto el ministerio de deportes, como el sector privado, se animen a solventar al voleibol, una disciplina que tanto nos ha dado, somos nosotros quienes estamos en deudas con la Federación, con nuestros atletas, ellos han cumplido y merecen mejores asistencias, técnicas, implementarias, salarial e incentivos.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *