Irregularidades y corrupción en aprobación que autoriza construcción de aeropuerto en Bávaro

Spread the love

 

Por Jenchy Suero.

 

El decreto 270-20 emitido el 21 de julio de 2020, por el poder ejecutivo de la República Dominicana, que autoriza la construcción del Aeropuerto Internacional de Bávaro, ubicado en el paraje Tres Piezas del sector el Salado del municipio Salvaleón de Higüey, provincia la Altagracia, el cual estaría ubicado a dos minutos de vuelo del de Punta Cana, es otro de los escándalos que han estallado pocos días antes de Danilo Medina entregarle el gobierno a Luís Abinader.

La aprobación de la construcción de este aeropuerto está matizada por denuncias de corrupción e irregularidades. En información ofrecida al país, Flavio Darío Espinal, Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, dijo que dicho aeropuerto seria construido con recursos provenientes totalmente del sector privado, sin que este represente ningún gasto para el Estado dominicano; en tanto que el Consejo de Fomento Turístico Confotur, aprobó el 16 de julio, exenciones fiscales con carácter definitivo por quince años, que equivaldrían a cuatro mil millones de pesos, prerrogativa que no la tienen ninguno de los aeropuertos existentes en el país.

Miguel Valerio, abogado de la Corporación Aeroportuaria del Este, dijo que esta concesión fiscal fue sin estar completa la documentación de rigor, sin que se pruebe que los dueños de los terrenos sean los verdaderos titulares, los estudios técnicos mostrados fueron hechos en diez días, por un ex empleado del grupo ABRISA. El Instituto Dominicano de Aviación Civil, IDAC, reconoce que hacen falta unos 14 informes adicionales que sirven para comprobar la idoneidad y viabilidad del aeropuerto, como lo establece el artículo tres del reglamento de aplicación de la ley de incentivo al turismo.

Valerio, además expresó, que siempre el caso de la AIB, se ha conocido en las instancias oficiales fuera de agenda y en reuniones fantasmagóricas durante la pandemia, sin una ponderación debida y donde la documentación pertinente se maneja como un secreto de estado.
Sobre el aeropuerto internacional de Bávaro AIB, diversos sectores de la sociedad dominicana entienden, que dentro de esta concesión se envuelve el pago y compromisos de apoyo a campañas políticas.

El grupo Abrisa, empresa consignataria de la obra, encabezada por Abrahán Hazoury, también vinculan a Danilo Medina, Gonzalo Catillo, Luis Manuel González Cuadra y fungiendo como socio principal, un español naturalizado dominicano de nombre Cruz Apestegui, el cual vinculan al desvío de fondos fraudulentos españoles a República Dominicana, a los escándalos de corrupción del PSOE en la junta de Andalucía, que invirtió en Fishing Lodge Cap Cana, a través de los fondos públicos que recibían para garantizar las jubilaciones falsas que se tramitaban. Se le asocia a Jesús Barderas, un español naturalizado también dominicano, cuya relación aparece publicada en los medios El Confidencial y la Cadena Televisiva La Sexta, información que lo relacionan también con los papeles de Panamá y el entramado de compañías Offshore de Carpeta.

El representante jurídico de la corporación aeroportuaria de Este, entiende que el gobierno no debió asumir, por medio de su consultor jurídico, la defensa de un proyecto viciado sobre el que pesan varias denuncias en la Procuraduría Especial de Persecución de la Corrupción Administrativa, lo cual consideran una acción irrespetuosa.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *