Peligro en influencia de la TV – Por Félix Jiménez Campusano –

Spread the love

Por Félix Jiménez Campusano.

 

Peligro en influencia de la TV

Desde que se inventó la televisión en el año 1926, el hombre se ha convertido en su mejor aliado, para el entretenimiento y recibir informaciones noticiosas y de manera accidental, también las mascotas curiosas e inteligentes en el hogar, se detienen ocasionalmente a prestar atención, a algunos espacios televisivos, sin embargo, es uno de los aparatos más utilizados para esclavizar y controlar al ser humano.

El destacado evangelista internacional del Cristianismo pentecostal Yiye Ávila, le llamaba; el cajón del diablo, aunque si sabemos que no es del todo mal, ya que es un instrumento por el cual llegan los medio de comunicación social a los hogares, y contribuyen en la educación y mantienen informada a la población, a pesar de que en los últimos tiempos, por medio de ella, se imponen muchos más los antivalores y el amarillismo, que los buenos contenidos.

La televisión es un medio que cautiva a las personas de todas las edades en los diferentes extractos sociales, conduciendo al televidente al consumo impulsivo de la producción industrial, personajes políticos, artísticos, así como temas musicales, modas en prendas de vestir, calzados, automóviles, o cualesquiera objetos, en fin, todo lo que se propongan llevar a la vista de la audiencia, queda garantizada la bienvenida que le dará la audiencia.

Todo el televidente conoce, no uno, sino varios personajes que han surgido hasta de la extrema pobreza y su salto a la televisión, que guiados por el patrón de las técnicas persuasivas, muchos han alcanzado fortunas y otros han superado sus estatus, pasando a mejor vida, esto se debe a que a través de la televisión se mueven miles de millones de pesos en el mundo.

Ese mercado ha resultado muy tóxico y lesivo para la sociedad, su influencia ha dado lugar al estilo de vida que lleva la niñez, adolescencia, juventud, adultez y ancianidad.

Todas las etapas del hombre actual, está contaminada por medio de las ondas hertzianas, los responsables usan ese mecanismo para transmitir inmensidades de mensajes inmorales, principalmente a los niños, quienes reciben los más fuertes bombardeos, sin misericordia, con programaciones de influyentes mensajes subliminales, hasta para inducirlos al desvío sexual.

Los mensajes subliminales, son altamente peligrosos, debido a que ellos penetran al cerebro humano, como invasores, sin el debido permiso, no lo hacen por la entrada principal, que es el lóbulo frontal, como el vigilante que concede, ó rechaza el permiso de entrada a las informaciones para procesar dentro las ideas y pensamientos, para los subliminales, se valen de luces, colores, velocidad y audios mezclados, para evitar ser detectados por el lóbulo frontal y en su condición de intrusos, vuelan la cerca por el patio, llegan directo al banco de la memoria como ladrón escondido y se asientan allí, sin que el propietario de la casa esté enterado, ni se lo permita.

Posteriormente el individuo acciona cometiendo hechos, que ni ideas tendría como se le ocurrió, así suceden homicidios, suicidios, encuentros sentimentales con desconocidos y muchas cosas más.

La pantalla chica, ha sido también muy utilizada para denigrar a la mujer, fomentar el morbo, la homosexualidad, la rebeldía contra los padres y muchos otros males.

Este aparato electrónico ha sido causante del auge de la violencia de género y social del consumo de drogas y música sin contenido de valor social, de la deformación humana, la ignorancia e irresponsabilidad social, hogareña y particular, por eso vemos la transformación en esas tres partes, a la juventud descuidadas de si misma, sin visualizar el futuro, ocupada en asuntos triviales, se ha perdido el hábito por la lectura, aparenta que es más fácil ejecutar un atraco que abrir un libro, visitar un centro nocturno de bebidas alcohólicas, que un cine, no aspiran a ser profesionales, ni a la honrada labor, ese interés se perdió, por esa razón es ahora muy popular, lo que ellos mismos alegremente titulan: NI, NI, que significa, ni trabajan, ni estudian, frase que celebran al mencionarla, en franca alabanza a la holgazanería, pese a que ostentan vestimentas costosas, siempre actualizados con las modas del momento.

El modelo de juventud del presente, fue creada con superficialidad, como se programó para control político universal y la televisión ha jugado un papel de vital importancia, su contribución es insuperable, iniciando esa faena en la niñez, desde temprana edad se van moldeando hasta crearles una mentalidad hueca y banal, presentan dificultades para su superación, porque les roban las oportunidades.

El opio televisivo ha sido fatal para la destrucción moral de la sociedad que vivimos, desesperanzada de producciones educativas, de contenidos que puedan edificar al televidente, el camino trillado del mal, cada día más se aleja de esas posibilidades y el sensacionalismo continúa ganando terrenos, mientras el espectador absorbe como esponja, todas las basuras que les envían a las familias, los productores de TV., entreteniéndolos con chismes, comedias, shows mediáticos, músicas con letras denigrantes y escándalos faranduleros.

A los niños le toca la peor parte, son víctimas de esos feroces ataques, sin treguas, ni piedad, mientras sus tutores les facilitan el acceso al medio, dejándolos indefensos antes sus enemigos que les introducen temas de adultos bien trabajados, a veces hasta crudos, con personajes bien entrenados, disfrazados de ovejas mansas, siendo en realidad, lobos rapaces, para inducirlos al mundo de las más asqueantes perversidades, este personal sin escrúpulos, apenas se retiran de los estudios e inmediatamente se internan en habitaciones de hoteles, ó apartamentos que obtienen, para practicar orgías, porque en sus mentalidades solo existe la depravación y el libertinaje sin límites, esa misma concupiscencia procuran imprimírsela al niño que la misma sociedad posteriormente juzgará y culpará.

Es por la televisión que la música con letras vulgares ha logrado tantos éxitos, de tal manera que ha desplazado casi por completo a la poética y de contenido social, hasta la que se les canta al amor, ¿porqué no?

El contagio alcanzado por los nuevos géneros musicales, envuelve al telespectador sin respetar la etapa de la vida que esté atravesando y para los empresarios, productores y personal de TV., lo importante son sus altos ingresos, mientras mantengan distraídos al televidente en sus viviendas, como tontos útiles, nada le importará, el objetivo es su interés fundamental, $.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *