Policías deben comenzar a usar el cerebro y no el arma -Por Cristal Acevedo-

Spread the love

Por Cristal Acevedo

 

Policías deben comenzar a usar el cerebro y no el arma. 

Mientras en la Policía Nacional se impartan más clases de ejercicios físicos que entrenamiento intelectual, los miembros de nuestra institución seguirán usando el arma primero que el cerebro.

¡Así es! Aunque suene despectivo y cruel. Nuestra Policía Nacional necesita una reforma un poco más profunda que la llevada a cabo a partir de los planteamientos del Foro Policial realizado en 2015.
Para la fecha se logró consenso para varios temas, entre ellos la aprobación de la Ley Orgánica (590-16) que establece el radio de acción, operatividad y funciones de la institución encargada del orden y la seguridad ciudadana de la República Dominicana.
Fue justo unos años después cuando ingresé como docente de la Academia para Cadetes de Hatillo, en San Cristóbal.

Allí comprobé que durante su proceso de formación, los agentes del orden reciben más prácticas físicas que materias como relaciones públicas, relaciones humanas o incluso servicio al usuario.
Haber laborado en tres ocasiones para la Policía, me permite tener una perspectiva holística de la institución, la cual cuenta con miles de agentes íntegros, educados, capacitados, comprometidos con cuidar del ciudadano.
Sin embargo, también hay policías corruptos, ladrones, atracadores, vinculados al narcotráfico, violadores de menores, estafadores y otros que pasan por alto todas las disposiciones del Manual de Uso de la Fuerza, obviando las directrices institucionales y simplemente sacan el arma y disparan contra cualquier ciudadano, sin mediar palabra.

Tenemos que recordar que desde el origen mismo de la Policía, sus métodos de ejercicio del poder han sido cuestionados porque muchas veces responden a modelos represivos, antes que garantizar esa convivencia pacífica que requiere nuestro país.
Ojalá la Policía, en algún momento, pueda valorar la necesidad que hay en la institución de hacer un cambio en la manera en que se forman los agentes. Porque es justo ahí donde está el problema.
Esperemos el día en que decida impartir menos ejercicios físicos y elevar el nivel de entrenamiento intelectual de sus miembros, en favor de ellos mismos, pero sobre todo, de una República Dominicana que pide a gritos una Policía eficiente, respetuosa y digna.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *